Copa con arándanos para cistitis

El arándano rojo americano (o cranberry) es un fruto pequeño que ha demostrado un gran potencial para mejorar la salud urinaria. ¿La razón? Uno de sus componentes denominados proantocianidinas (PAC) dificulta que la bacteria E. coli se adhiera a las paredes  de la vejiga.

Los resultados obtenidos en numerosos estudios clínicos han confirmado que la eficacia del arándano rojo en la prevención de las infecciones urinarias está relacionada con sus propiedades antiadherentes. Por eso, en este momento, el uso de complementos a base de arándano rojo está siendo considerado como tratamiento de elección por muchos especialistas; ya sea junto a los antibióticos, en el episodio de cistitis, o como complemento habitual para prevenir su aparición.

Ahora bien, no todos los complementos son iguales. Sólo algunos incorporan en su fórmula la D-manosa, un ingrediente natural que actúa bloqueando los factores de adherencia para los cuales el Arándano rojo americano no es suficiente. De esta manera se obtiene una máxima protección.

A favor del uso de este tipo de complementos juegan diversas evidencias:

  • No tiene efectos secundarios y además, al reducir el número de recurrencias también se reduce la toma de antibióticos y como  consecuencia, la resistencia de las bacterias hacia estos fármacos.
  • Tienen una alta tolerancia.
  • Se pueden tomar de forma continuada porque carecen de toxicidad.