Enemigos grasa abdominal metro abdomen

¿Eres de los que piensa que la cerveza es la responsable de la famosa “barriga de la mediana edad”?. Pues debes saber que está demostrado que la cerveza, si se toma de forma moderada, tiene muy poco que ver con el tamaño de la tripa. La culpa la tiene básicamente la acumulación progresiva de grasa que, en el caso de los hombres, suele ser especialmente frecuente.

Del mismo modo que muchas mujeres acumulan grasa en la zona de las caderas, a los hombres se les suele depositar más en el abdomen ¿sabes por qué ocurre así? Pues como casi siempre pasa, existen varios factores que unidos suelen dar lugar al origen del problema. Y en este caso, el hecho de ser hombre, es uno más.

El sistema hormonal masculino suele sufrir a partir de los 30 años un descenso en la producción de testosterona, la hormona encargada, entre otras muchas funciones, de que el cuerpo se mantenga delgado y musculoso. Ese bajón trae consigo una desaceleración del metabolismo que provoca que el cuerpo tienda a almacenar grasa en la zona abdominal. Esto, unido a una alimentación poco saludable y a un modo de vida sedentario que quema pocas grasas, contribuye a que año tras año la famosa curva de la felicidad vaya adquiriendo un aspecto muy poco favorecedor y nada saludable.

¿Podemos hacer algo? ¡Por supuesto que sí! Que el organismo tenga tendencia a acumular grasa aquí o allá no significa que sea algo irremediable. De hecho hay muchos hombres que siguen cumpliendo años manteniendo el perímetro de su abdomen muy bien controlado. El secreto está en saber llevar unos buenos hábitos dietéticos y en no dejar nunca de practicar ejercicio físico de forma habitual.

Los expertos también aconsejan reducir el consumo de alcohol y de dulces ya que son grandes portadores de calorías vacías. También se suele recomendar no pasar por alto las propiedades quema-grasas de algunas plantas como el té verde o los extractos de pomelo, naranja o guaraná que se pueden encontrar en forma de comprimidos en algunos complementos específicos para hombres. ¡Vale la pena intentarlo!