problema urinario dolor

El aparato urinario trabaja con el resto del cuerpo para mantener en equilibrio las sustancias químicas y el agua en el cuerpo. Sin embargo, muy a menudo las personas sufren de infecciones o problemas urinarios, como por ejemplo los cálculos renales

Algunos de estos son hereditarios, otras veces dependen de los hábitos alimentarios y el estilo de vida del paciente. Una solución eficaz para combatirlos son los complementos alimentarios. Pero algo esencial antes de recomendar una solución es saber de qué cálculo se trata, cuáles son los síntomas y sus causas. ¡Te lo contamos a continuación!

> > Descarga ahora nuestra Guía sobre la categoría de Complementos Alimenticios en farmacia< <

Cálculos renales: qué son y cuáles son sus síntomas

Se denominan cálculos renales a unas masas pequeñas y sólidas que se forman en el tracto urinario de algunas personas. 

Si tienen forma de arenilla o son muy pequeñas, estas concentraciones pasan sin problemas por el tracto urinario y son eliminadas mezcladas con la orina. 

En estos casos no provocan ningún dolor o es muy leve. El problema se produce cuando los cálculos renales se agrandan, produciendo síntomas: dolor agudo,  bloqueo del flujo de la orina, presencia de sangre, etc.

Tipos de cálculos renales

Las distintas sustancias presentes en la orina pueden generar diferentes tipos de cálculos renales. En general se distinguen cuatro tipos:

  1. Cálculos de calcio: Se desarrollan cuando el calcio en la orina se combina con otras sustancias y forma cristales. Son los más comunes.
  2. Cálculos de cistina: Se forman cuando en la orina se concentra un exceso de aminoácido llamado cistina. Es muy poco común.
  3. Cálculos de ácido úrico: Exceso de ácido úrico en la orina. Este puede cristalizarse por sí solo o combinarse con calcio para formar los cálculos.
  4. Cálculos de estruvita: Están formados de un mineral llamado estruvita, que consta de amonio, magnesio y fosfato. Casi siempre se deben a una infección en los riñones o en el tracto urinario. 

dolor de riñones por calculos renales

Causas y factores de riesgo

  • Deshidratación. No tomar suficiente agua puede provocar que la orina se concentre y aumenten las probabilidades de formación de cristales.
  • Hábitos alimentarios y de estilo de vida inadecuados. Las bebidas azucaradas y con cafeína, una alimentación rica en sodio o un exceso de peso pueden aumentar las probabilidades de que se formen cálculos de calcio. El sedentarismo también es un factor de riesgo para la formación de piedras en el riñón.
  • Defectos en el tracto urinario. Una malformación puede llegar a obstruir el flujo de la orina y crear un área pequeña de acumulación, que a la larga forma piedras.
  • Algunos medicamentos. Ciertos medicamentos aumentan el riesgo de sufrir cálculos renales si se administran en grandes dosis.
  • Trastornos metabólicos y causas genéticas. Los problemas metabólicos y la predisposición genética pueden ser factores desencadenantes de problemas renales, entre ellos la formación de cálculos.

taza de café desayuno

¿Cómo detectar los cálculos renales? Principales síntomas:

Un profesional de una farmacia, un facultativo u otro tipo de personal sanitario debería poder detectar o sospechar de un cálculo renal si su paciente le explica los siguientes síntomas:

1. Dolor en la zona del riñón

El tipo de dolor suele ser muy fuerte  punzante y abrupto, sobre todo si la piedra es grande. Por lo general, comienza en un costado o en la espalda

Es frecuente que el dolor se irradie a la parte inferior del abdomen y la ingle, a medida que los cálculos se desplazan en el tracto urinario. Por lo general, se trata de un dolor intermitente, es decir, aparece y desaparece.

2. Dolor y molestias al orinar

Este es otro de los problemas que verbalizan con más frecuencia las personas con cálculos renales.

3. Sangre en la orina

Puede detectarse a simple vista, la orina se torna rojiza o marrón, o mediante un análisis. También se le conoce como hematuria.

Nueva llamada a la acción

 

4. Necesidad urgente o ganas frecuentes de orinar

Es un síntoma común a esta y otras muchas enfermedades.

5. Náuseas y vómitos

Es menos frecuente, pero algunos pacientes pueden experimentar también estos problemas digestivos. 

6. Fiebre y escalofríos

Se da en aquellos pacientes en los que la piedra es tan grande que llega a obstruir el tracto urinario. 

termometro para fiebre

7. Obstrucciones o inflamación del riñón

En algunos casos, un cálculo muy grande puede causar obstrucciones llamadas hidronefrosis, o bien inflamación de uno de los riñones por acumulación de la orina. 

Esta afección suele causar dolor en el flanco o costado del abdomen o en la espalda. Si no se trata, a largo plazo puede causar daños de gravedad en el riñón.

Los cálculos renales pueden prevenirse y aliviarse con complementos alimenticios y productos naturales. En Deiters te ofrecemos los mejores productos naturales del mercado, para tratar con eficacia este problema de salud tan frecuente: se calcula que los cálculos renales llegan a afectar aproximadamente al 12% de la población en alguna etapa de su vida.

Uno de nuestros productos más efectivos para los cálculos renales es Herbensurina®, una fórmula muy completa y totalmente natural, compuesta de herniaria, cola de caballo y otras plantas de acción diurética.  

Herbensurina se presenta en 3 formatos distintos:

Herbensurina Infusion

Mezcla de plantas en filtro. 100% natural. La infusión ayuda a asegurar un aporte diario de agua, facilita la eliminación de líquido y actúa como depurativo renal.

Composición:

  • Herniaria, tradicionalmente conocida como “rompe-piedras”.
  • Cola de caballo.
  • Saúco. 
  • Grama de las boticas.

Modo de empleo: Se recomienda tomar de 2 a 4 infusiones al día.

Herbensurina comprimidos

Extracto de planas en comprimidos. 

Modo de empleo: Se recomienda tomar 1 ó 2 comprimidos/día. Cada uno de ellos debe acompañarse de 2 vasos de agua. Se recomienda también beber mucha agua durante todo el día.

Herbensurina concentrado

Preparado para diluir. Extractos de plantas presentadas en forma líquida, con agradable sabor a melocotón.

El modo de empleo es idéntico a los comprimidos.

Nueva llamada a la acción

maqueta de riñon

Los riñones son los órganos encargados de filtrar y eliminar las sustancias de desecho y el exceso de líquidos del organismo. Una de las afecciones más comunes de los riñones es la litiasis renal o formación de cálculos renales, arenilla o piedras.

Algunas medidas preventivas y el uso de productos naturales o complementos alimenticios pueden ayudar a tu paciente a eliminar la arenilla, deshacer las piedras y prevenir los cólicos. Te contamos todo lo que debes saber sobre estos a continuación.

> > Descarga ahora nuestra Guía sobre la categoría de Complementos Alimenticios en farmacia< <

Cálculos renales: por qué se forman y cuáles son sus síntomas

La arenilla y las piedras se forman cuando se eliminan líquidos cargados de calcio y otras sustancias a través de las finas cañerías terminales del sistema urinario. De hecho, los cálculos renales suelen estar formados de calcio.

A esta formación de arenilla y piedras en el riñón se la conoce como litiasis. Se generan habitualmente en la cavidad o pelvis renal y van creciendo progresivamente durante años o incluso décadas, pasando de ser una simple arenilla a lo que conocemos como piedras o cálculos renales.

En consecuencia, el paciente puede sufrir un cólico nefrítico, un dolor repentino y fuertísimo en un lado del abdomen o de la región lumbar, que aparece y desaparece produciendo una sensación de pinchazo o quemazón. 

Este es un problema muy frecuente: se calcula que aproximadamente un 12% de personas padece o padecerá, en algún momento de su vida, cálculos renales o arenilla.

Los motivos por los que se forman estas piedras o arenilla dentro del riñón pueden ser muchos:

  • Ingesta de líquidos insuficiente. Se considera que este problema de salud afecta muy especialmente a aquellas personas que beben poca agua.
  • Llevar una dieta inadecuada y un estilo de vida sedentario.
  • Deficiencias o enfermedades del propio riñón.
  • Causas genéticas. Como ocurre con muchas enfermedades, si algún familiar tiene o ha tenido piedras en el riñón, las posibilidades del paciente de sufrir este problema aumentan.

Cuando las piedras del riñón alcanzan un tamaño que les impide ser expulsadas por los conductos uretrales, es cuando se produce el cólico renal y sus síntomas asociados:

  • Dolor muy fuerte, intenso, abrupto y agudo. En esto se diferencia a la arenilla, que suele producir molestias o un dolor sordo en la zona del riñón.
  • Dolores y molestias al orinar.

dolor por calculos renales

Cómo prevenir los cálculos renales y la arenilla

La mejor forma de prevención es beber muchos líquidos, sobre todo agua, siendo recomendable tomarla de baja mineralización. 

También son ideales las infusiones diuréticas y antiespásticas. Uno de nuestros productos más efectivos para los cálculos renales es Herbensurina®, una fórmula muy completa y totalmente natural, compuesta de herniaria, cola de caballo y otras plantas de acción diurética.  

Tampoco es mala idea tomar el zumo de un limón o dos al día de forma regular. En total el paciente debería ingerir, al menos, 2 litros diarios de líquidos.

Nueva llamada a la acción

Tratamientos para las piedras en los riñones 

El tratamiento depende de cada caso: tamaño, tipo de piedra, si causa o  no dolor o si está bloqueando las piedras urinarias, por ejemplo. Las opciones terapéuticas más habituales son:

  • Litotricia. Se utilizan ondas de choque para romper las piedras en pequeños trozos, que posteriormente son expulsados a través de la orina.
  • Uteroscopia. Consiste en la introducción, por parte del cirujano, de un tubo a través del útero para encontrar la piedra y eliminarla. Si es muy grande, se usa un láser como apoyo.
  • Nefrolitotomía percutánea. Se usa en raras ocasiones y consiste en la introducción de un tubo directamente en el riñón para eliminar la piedra. Es un tratamiento quirúrgico que requiere ingreso hospitalario de dos o tres días.

Un tratamiento alternativo para este problema de salud son los complementos alimenticios (productos a base de ingredientes de origen natural y plantas con fines medicinales).  

mujer bebiendo agua

Las plantas más eficaces para prevenir la formación de cálculos renales y arenilla 

Diferentes estudios avalan científicamente cómo algunas plantas, como la cola de caballo o la herniaria, pueden ser eficaces para la reducción y disolución de los cálculos renales y ayudan a prevenir que se formen de nuevo

Para los cálculos renales y arenilla las más eficaces son, por su efecto diurético, las siguientes:

Cola de caballo

La cola de caballo es una planta herbácea perenne y primitiva, cuyos orígenes se remontan  al Paleozoico. 

Se le atribuyen muchos beneficios para la salud, entre ellos la prevención de cálculos renales por su efecto diurético y depurativo. Su aspecto recuerda a una crin de caballo, ya que dispone de un tallo rizomatoso, del que brotan tallos estériles y tallos fértiles.

Herniaria

Esta planta es de la familia de las Cariofilaceas. También se la conoce como planta rompe-piedras debido a sus principales usos medicinales para el tratamiento de cálculos renales y problemas urinarios. En la actualidad se usa para diversos problemas de salud y dolencias:

  • Para disolver los cálculos renales.
  • Inflamaciones.
  • Se usa también con fines diuréticos y antisépticos.

Recomendaciones para las personas con tendencia a formar piedras o arenilla

Si alguno de tus pacientes o usuarios de tu farmacia tiene antecedentes familiares  o ya  ha sufrido alguna vez de formación de piedras o arenillas en los riñones debería tomar las siguientes precauciones:

  • Reducir el consumo de alimentos ricos en calcio (en especial lácteos).
  • Ser moderado en la ingesta de embutidos, carne, mariscos y proteínas concentradas.
  • Reducir el consumo de determinadas verduras como: espinacas, acelgas, remolacha, cacao, ruibarbo, tomates, pistachos y cacahuetes.
  • Incluir abundante perejil crudo, guisado o hervido en su dieta.
  • Beber 1 o 2 cucharadas de vinagre de sidra al día, con la comida o diluidas en agua. Es beneficioso porque aporta citratos.
  • Tomar Herbensurina ®, nuestro producto a base de herniaria, conocido por su efecto “rompe-piedras”, eficaz en la prevención y tratamiento de cálculos renales y arenillas.

En Deiters somos expertos en complementos alimenticios y ofrecemos productos de origen natural para prevenir y solucionar problemas de salud como los cálculos renales y las arenillas. 

Confía en nosotros para promover, desde tu farmacia, el autocuidado con plantas medicinales y otros productos naturales de gran eficacia. 

Nueva llamada a la acción

Guerra a las piedras de los riñones

¿Sabías que los cálculos renales y las arenillas son unas de las patologías más frecuentes del aparato urinario? Sólo en España las sufren más de un millón y medio de personas y cada año se producen unos 100.000 casos nuevos. Sin embargo, combatirlas no es una batalla perdida. Descubre la Herniaria, una forma natural de tratarlas y prevenirlas con éxito.

> > Descarga ahora nuestro Catálogo de complementos alimenticios de origen  natural< <

Así se forman los cálculos renales.

Los cálculos renales son depósitos de sustancias químicas (normalmente sales minerales) que, aunque habitualmente están disueltas en la orina, se pueden acumular en el riñón y dar lugar a lo que conocemos como arenilla. La arenilla se expulsa a través de la orina de forma natural pero, si aumenta de tamaño, aparecen los cálculos renales, popularmente conocidos como “piedras en el riñón”. Si el volumen de los cálculos va aumentando, pueden acabar dificultando el normal funcionamiento del riñón.

Los cálculos renales más frecuentes son los que se forman de oxalato cálcico y de ácido úrico. La formación de cálculos está muy relacionada con los hábitos alimenticios. Tomar pocos líquidos influye tanto como llevar una dieta baja en fibra y muy alta en proteínas, sal y oxalatos (unas sales minerales contenidas en algunos vegetales). Pero no son los únicos factores; los hombres, por ejemplo, son tres veces más propensos a padecer cálculos que las mujeres. También cuenta la presencia de antecedentes familiares, la toma de algunos medicamentos o algunas anomalías propias del riñón.

¿Cómo se tratan los cálculos  renales?

Aunque el 60-70 % de los cálculos se eliminan espontáneamente con la orina, el 30-40 % de los casos restantes precisan alguna intervención porque las piedras pueden depositarse en el riñón o en las vías urinarias, comprometiendo su buen funcionamiento y bloqueando el flujo de orina, aparte de causar un intenso dolor.  Es muy importante realizar un tratamiento preventivo porque si no, la probabilidad de sufrir un nuevo episodio al cabo de 5 años es muy alta, de hasta un 50%.
Las dos medidas más importantes para evitar la formación de cálculos son seguir una dieta equilibrada y aumentar el consumo de agua y la eliminación de líquido. Con un volumen mayor de orina al día, se disminuye la concentración de sales y se facilita el arrastre de las arenillas.
Hay que  tener muy en cuenta que expulsar la orina es un proceso fundamental para eliminar productos de deshecho. Con un buen aporte de agua, la función de los riñones mejora, la sangre se depura mejor y se reduce el riesgo de que se produzcan cálculos renales.

Fitoterapia “rompe-piedras”

Además de las medidas tomadas en la alimentación e hidratación, no se puede olvidar la importancia que tradicionalmente ha tenido la fitoterapia (las plantas medicinales) en el tratamiento de este problema.

Hoy existen estudios(1) que ya explican científicamente cómo algunas plantas, como la herniaria, actúan en la reducción y disolución de los cálculos renales y ayudan a prevenir que se formen de nuevo. A otras plantas medicinales como la grama de las boticas, el saúco y la cola de caballo también se les han reconocido propiedades diuréticas, por lo que, combinadas, resultan una excelente alternativa natural.

Efecto de la herniaria

 

(1) Atmani F. , & Khan, S.R. Effects of an extract from Herniaria hirsute on calcium oxalate crystallization in vitro. BJU International, 85 (6). 621. 2000.

Nueva llamada a la acción