Limpia tus oídos, mujer con bastoncillo

Existe cierta confusión respecto a cuál es la forma adecuada de limpiar los oídos. Toma nota de los siguientes consejos para una buena higiene del oído:

  • Efectuar una higiene adecuada del oído es imprescindible para eliminar el exceso de cerumen, los residuos cutáneos y las impurezas que están presentes en el conducto auditivo. De no hacerlo así, puede verse afectada tu audición.
  • La higiene debe ser precisa y a la vez suave,  para evitar lesiones en el tímpano, irritaciones cutáneas y otitis externas.
  • Si utilizas bastoncillos, no los introduzcas profundamente dentro del conducto auditivo. De esta manera evitarás que la cera quede aplastada en el fondo  del conducto auditivo y que se forme un tapón. Utilízalos sólo para limpiar la entrada del conducto auditivo y el pabellón de la oreja.
  • Para ablandar y disolver los tapones que se te hayan formado es recomendable utilizar un spray cerumenolítico
  • Se aconseja utilizar de 2 a 3 veces por semana un spray limpiador con el fin de diluir la combinación de cerumen/piel descamada que se forma, y facilitar su evacuación. De esta manera mantendrás tus oídos siempre limpios y evitarás la incómoda formación de tapones.